Jiu Jitsu: todo lo que debes saber sobre este arte marcial milenario

Jiu Jitsu: todo lo que debes saber sobre este arte marcial milenario

Las artes marciales se han convertido en una de las prácticas más complejas y a la vez más interesantes de la historia. Entre una de las más populares se encuentra el Jiu Jitsu, considerado como una disciplina deportiva que amerita de mucha concentración, esfuerzo y técnica.

El Jiu Jitsu surgió hace más de dos mil años, específicamente durante la época de Buda. Hoy por hoy se considera como el arte marcial ideal para el combate cuerpo a cuerpo. Lo puede practicar cualquier persona, sin importar la edad, condición física o sexo. Aprende más de su historia, técnicas y modalidades.

Historia del Jiu Jitsu

Hay diferentes tipos de artes marciales que tienen como principal objetivo proporcionar habilidades y destrezas físicas con el fin de hacer frente a un determinado oponente. Estas prácticas representan una manera diferente de enfrentar la violencia, además de aportar formación de valores y educar la perseverancia.

El Jiu Jitsu se podría describir como una de las artes marciales más ideales para principiantes, ya que no amerita de muchas habilidades físicas en comparación con otros estilos como el kárate, Judo o el Aikido. Hay quienes aseguran que este arte marcial se originó en Japón, pero en realidad sus orígenes se remontan a la India.

Jiu Jitsu: todo lo que debes saber sobre este arte marcial milenario

Comenzó a tener protagonismo hace más de dos mil años atrás, para ser más exactos, durante la época de Buda, cuando el Jiu Jitsu empezó a dar sus primeras señales de vida, hasta convertirse en una de las artes marciales predilectas y favoritas del público.

Se cree que para esa época, los monjes budistas estaban urgidos por encontrar un sistema de defensa personal que los ayudara a defenderse sin la necesidad de utilizar armas. Ellos no podían usar armas ya que su religión no se lo permitía. Las fuerzas enemigas de los monjes budistas conocían de esta limitante y se aprovechaban de ello para atacarlos sin compasión.

Los enemigos de los monjes budistas se encargaron de propiciar muchos dolorosos ataques durante sus largos peregrinajes por Asia en su intento por tratar de difundir sus creencias por ese territorio. Se podría considerar al Jiu Jitsu como una de las formas más antiguas de lucha, incluso se les describe como la madre de todas las artes marciales.

Aunque surgió en la India, con el tiempo el Jiu Jitsu se fue expandiendo por otras zonas del mundo, hasta llegar a China, donde tuvo un gran auge. También se dio a conocer en Okinawa y Japón, donde la receptividad fue aún mayor, al punto de adoptarse como un mecanismo de defensa por parte de las clases guerreras.

Inicios

Sus orígenes están en la India, sin embargo sus inicios se centran en Japón, específicamente durante el periodo del siglo VII y XVI. Para ese entonces no existía mucho avance tecnológico, por lo que era normal que las batallas se decidieran en campo abierto, donde los enfrentamientos cuerpo a cuerpo eran los protagonistas. El tipo de guerrero más valeroso en Japón en aquella época era el Samurai.

Los Samuráis se convirtieron en los legendarios combatientes de aquellos tiempos. Ellos se caracterizaban por usar grandes y preciosas armaduras y jamás se negaban al combate, ya que tenían prohibido rendirse. En ese intento por nunca perder una batalla, los Samuráis decidieron que era importante desarrollar un nuevo sistema de combate.

En sus combates solían utilizar muchas armas de defensa, por ejemplo espada, arco, honda y lanza, sin embargo creían que era necesario un sistema de defensa que les permitiera hacer frente a sus enemigos en caso de que éstos consiguieran dejarlos desarmados, ya que de lo contrario, en ese momento estarían perdidos.

Fue así como el Jiu Jitsu comenzó a dar sus primeros pasos en Japón a manos de los samuráis, quienes se encargaron de usar este tipo de lucha cuerpo a cuerpo y de transmitirlo de generación en generación. El Jiu Jitsu de Japón tuvo sus notables diferencias respecto a sus orígenes en la India o China.

Una de sus más destacadas diferencias tenía que ver con el movimiento o estilo de defensa. Los samuráis portaban una inmensa armadura y eso les impedía realizar patadas y otros movimientos, y cuando lo hacían, no era con la precisión esperada. Por eso se enfocaron más en las habilidades de derribo y sumisión.

Jiu Jitsu o Yawara

El término de Jiu Jitsu o Yawara empezó a tener protagonismo cerca del año 1600. Para esa época, muchos samuráis dejaron atrás su antigua manera de defensa para enfocarse de lleno en este particular estilo. Pasaron de ser maestros de las artes marciales con armas a convertirse en expertos de estilos sin armas.

El Jiu Jitsu comenzó a tener forma a partir de los estilos con armas, es decir, los samuráis tomaron muchas de las técnicas y movimientos que se usaban en los combates con armas y lo adaptaron a nuevos estilos sin armas, surgiendo así lo que hoy en día se conoce como Jiu Jitsu.

En muchos países del mundo este estilo no es muy famoso, en comparación a otros estilos de combate como el judo deportivo, el cual tiene una mayor aceptación. Lo cierto es que el Jiu Jitsu en todos sus estilos, continúa difundiéndose por todo el planeta y cada vez son más las personas que se interesan en practicar este arte marcial.

Cinturones de Jiu Jitsu

 Así como sucede con la mayoría de las artes marciales, en el caso del Jiu Jitsu japonés, esta disciplina también usa un sistema de clasificación basado en cinturones de distintos colores. Dependiendo del nivel de destreza del participante, el cinturón que utilizará variará de color. Hay cinturones de diferentes colores, entre ellos:

  • Blanco
  • Rojo
  • Amarillo
  • Naranja
  • Verde
  • Azul
  • Morado
  • Café
  • Negro

En este tipo de arte marcial está permitido el uso de algunas técnicas o movimientos para la defensa personal. Entre las técnicas básicas destacan principalmente luxaciones articulares, además de golpes, patadas, rodillazos, empujones y hasta estrangulamientos. En el Jiu Jitsu clásico también se permite, aparte de la defensa sin armas, el uso de ciertos objetos como armas defensivas u ofensivas, entre ellas el abanico, las cuerdas y las monedas.

Continúa leyendo sobre el Sambo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: